30 jun. 2014

¿Amor o falta de dignidad?

En mi pasado trabajo, el hijo del dueño de tal empresa (un junior desubicado e irresponsable) anda con una compañera (una michoacana algo guapa), el cuate en cuestión le pone el cuerno con cuanta decide, pero esta mujer digamos que se lo tolera. Todos en la empresa dicen que no es amor, que es interés. Y que la fulana y se da su importancia. Cuando llega o pasa cerca de cierto grupo, murmuran: "¡Ahí va la dueña!"
Independientemente de eso yo soy muy observadora. Al dueño de la empresa nunca le ha gustado para nuera, y hace todo lo posible para que su nene se aleje de ella, le mete a "prospectas más adecuadas", o a la hora de la salida en la cual ellos dos se van juntos, pues el señor entretiene a su hijo en su oficina un tiempo extra, ya sea platicando cosas del negocio o para tomarse un vinito. Y la tonta esta, esperando al chavo.... por horas. Lo chistoso del asunto es que no vive tan lejos. Cuando me tocaba salir tarde, me la encontraba ahí sentada y sola, y le preguntaba: ¿Que haces ahí tan sola mujer? -Pues ya sabes aquí esperando al muchacho. - Pero... Ya llevas hora y media así. ¡Que bárbara! ¡Adiós!
Y así muchas veces se repetía esa escena....
Será mucho pinche amor... pero yo en su lugar.... ¡Qué lo espere su pinche madre!
Esta situación me ha llevado a la reflexión, de que tan pacientes somos las mujeres al respecto, en este caso, bueno, aun son novios.
Pero... ¿Qué pasa cuando hay familia de por medio?

Al paso del tiempo la situación no cambia,

Lo mismo es, hace cincuenta años, el señor echándose sus pulques en la cantina por horas, pero previamente le dejó dicho a la señora y a su media docena de hijos que lo esperen afuera de dicho lugar y ahí tienen a la pobre señora con las bolsas de mandado esperando al marido... ¡Vaya "paseo" familiar! ¿Suena a guión de película a blanco y negro del siglo pasado? ¡No mis lectores! Esto fue real. ¿La señora en cuestión? Mi abuelita materna.

Ahora pasemos a los tiempos actuales, tengo una amiga, muy guapa ella, ex-modelo y ex- reina de belleza. Ella siempre ha soñado con tener la solvencia suficiente como para poder lucir lo mejor, y cuando digo lo mejor.... me refiero a que su anterior novio le insinuaba le regalara alguna joya de Cartier o de Tiffany. Y pues obvio, eso sólo quedaba en insinuaciones. E igual le gusta mucho la ropa de reconocidos diseñadores, pero pues el $ que gana no le da para ello. Pero de repente su suerte ha cambiado... ha conseguido un nuevo trabajo y en el cual conoció a un guapo millonario y ya se hicieron novios. Ahora mi amiga luce radiante, ya se le ve con unos vestiditos y zapatos de marca. Le mandan chofer que la vaya a dejar al trabajo, y hasta se queda en el pen-house del mono este. En buena onda me alegro por ella, pero...
Ahora nos tiene muy abandonados, el mono este ya me la tiene controlada. Yo creo que ya no es dueña de su libertad, me alega que se la pasa sola esperando a que el mono aparezca y tengan plan.

En estos tres casos que les cuento, ¿Ustedes que creen que aplica, la dignidad o el amor?

No hay comentarios.: